Two-Minute Teaching

[ver abajo para español]

One very familiar organization in many parishes is the St. Vincent de Paul Society. What is not well known is the fact that St. Francis Church became the first parish in the city of Milwaukee to introduce the St. Vincent de Paul Society.

1908 was a year of great hardship in Milwaukee. Unemployment was high and so too were the numbers of poor people who lacked the basic needs of life. Responding to the hardship of the time, St. Francis Parish and the Capuchins tried to answer the needs of the poor. Every day, hundreds of people came to the monastery door, asking for food, clothing and other necessities. Br. Didacus was famous for his ministry as porter at the monastery door. From January 11th until February 18th, the monastery and parish provided meals for over 10,000 people. Fr. Ignatius, the Capuchin pastor at the time, decided to introduce the St. Vincent de Paul Society to the parish and make services to the poor more organized.

Archbishop Messmer was delighted that the parish and the Capuchins were doing this. He said, “The St. Vincent de Paul Society should have been introduced in the city long ago.” On January 28th, the first conference of the St. Vincent de Paul Society was established at St. Francis. Initially open only to men, the women of the parish organized their own auxiliary the next month which provided the sewing of clothes for the needy and the mending of donated clothing items.

EspaƱol:

Una organización muy familiar en muchas parroquias es la Sociedad de San Vicente de Paúl. Lo que no es muy conocido es el hecho de que la Iglesia de San Francisco se hizo la primera parroquia en la ciudad de Milwaukee en tener una Sociedad de San Vicente de Paúl.

El año mil novecientos ocho, fue un año de gran privación en Milwaukee. El desempleo era alto y también el número de pobres que carecían de las necesidades básicas de la vida. Respondiendo a la privación del tiempo, la Parroquia de San Francisco y los Capuchinos, trataron de responder a las necesidades. Cada día, cientos de personas venían a la puerta del monasterio, pidiendo comida, ropa, y ayuda para otras necesidades. El Hermano Didacus era famoso por su ministerio como portero de la puerta del monasterio. Desde el once de enero hasta el dieciocho de febrero, el monasterio y la parroquia proporcionaron la cena a más de diez mil personas. El Padre Ignacio, párroco Capuchino en ese tiempo, decidió presentar la Sociedad de San Vicente de Paúl a la parroquia y hacer los servicios más organizados para los pobres.

El arzobispo Messmer estaba encantado con lo que la parroquia y los Capuchinos estaban haciéndolo. Dijo, “La Sociedad de San Vicente de Paúl debió haber sido introducida en la ciudad hace mucho tiempo.” El veintiocho de enero, la primera conferencia de la Sociedad de San Vicente de Paúl se estableció en San Francisco. Inicialmente abierta solo a los hombres, las mujeres de la parroquia organizaron su propio auxiliar el próximo mes, el cual proveía la costura de ropa para los necesitados y la reparación de ropa donada.