The Most Holy Blood and Body of Christ

Homily / June 18, 2017

I wish everyone could be a Eucharistic minister at least once to see that the Body and Blood of Christ are much more than the bread and wine that we receive.

I see the hands of those who receive Communion, and a person’s hands can tell a lot.  I look at the hands of someone who is hurting and whose hands are crippled with arthritis, and I think I’m looking at the hands of Christ.

I sometimes see people crying as they stand before me, ready to receive Communion.  I don’t know what’s going on in their lives, but I do know that they find strength in the Eucharist that they receive.

I see Communion in the eyes of those who are ill and want Communion brought to them.  I take it with me for visits, and their eyes light up when I ask, “Would you like Communion today?  I brought Communion with me.”  Their eyes don’t light up when they see me, but they light up when hear that Communion is coming!

I see the eagerness in many of you as you stretch out your hand at the time of Communion and almost can’t wait to receive the Body of Christ. 

Communion goes beyond Mass when I see any number of you come up for Communion, but first receive Communion for another person in the little container that you’re taking to someone who can’t be at Mass.  That wonderful act is Communion, too.

Over this spring, I’ve seen the excitement of children who have received Communion for the first time.  In the Easter Vigil, I saw a profound sense of happiness and peace in those adults who received Communion for the first time after months and months of preparation.

I see the deep appreciation for the Eucharist in the eyes of Ana Martinez who can’t talk about Communion without crying.

I see Communion in the married couples, like Mary and Will Sykes or Myra and William Echevarria who receive Communion together at the same time.  Their marriage, their love is Communion in itself.

I wish everyone could be a Eucharistic minister at least once to know that, when I offer Communion, I see the Body and the Blood of Christ in you.

Español:

Yo desearía que todas las personas pudieran servir como ministro de la Eucaristía por lo menos una vez para que puedan ver que el Cuerpo y la Sangre de Cristo son mucho más que el pan y vino que recibimos.

Yo veo las manos de los que reciben la Comunión, y las manos de una persona puede decir mucho.  Yo veo las manos de alguien que está herido y de quien cuyas manos son lisiadas con artritis, y pienso que estoy mirando las manos de Cristo.

A veces, yo veo a las personas llorando mientras están de pie enfrente de mí, listas para recibir la Comunión.  No sé qué está pasando en sus vidas, pero yo sé que encuentran fuerza en la Eucaristía que reciben.

Yo veo la Comunión en los ojos de los que están enfermos y quieren que la Comunión les sea llevada a ellos.  La tomo conmigo en mis visitas, y sus ojos brillan cuando pregunto, “¿Le gustaría recibir la Comunión hoy?  Llevo la Comunión conmigo.”  Sus ojos no brillan cuando me ven, pero ¡brillan cuando escuchan que van a recibir la Comunión!

La Comunión va más allá de la Misa cuando yo veo un gran número de ustedes recibir la Comunión, pero además también la reciben y la llevan en un pequeño envase y es para otra persona que no puede asistir a la Misa.  Ese acto de maravillas es la Comunión, también.

En esta primavera, he visto la emoción de los niños que han recibido la Comunión por la primera vez.  En la Vigilia Pascual, yo vi un sentido profundo de alegría y paz en esos adultos que recibieron la Comunión por la primera vez después de meses y meses de preparación.

Yo veo el aprecio profundo por la Eucaristía en los ojos de Ana Martínez que no puede hablar acerca de la Eucaristía sin llorar.

Yo veo la Comunión en las parejas casadas, como Mary y Will Sykes o Myra y William Echevarría que reciben la Comunión juntos al mismo tiempo.  Su matrimonio, su amor es la Comunión en sí mismo.

Desearía que todas las personas pudieran ser un ministro de la Eucaristía por lo menos una vez para saber que, cuando ofrezco la Comunión, yo veo el Cuerpo y la Sangre de Cristo en ustedes.