Easter Vigil Mass

One of the sad events that has occupied us of late is school shootings.  One TV program was devoted to the issue that almost all the shooters have been male. What is it in our society that drives young men to such acts of violence? Some young men responded by saying, “It’s because we cannot appear weak. We have to look strong, even when we feel alone and isolated and rejected. We can’t show feelings, because feelings are signs of weakness.”

Easter flies in the face of that kind of thinking. Jesus was alone and isolated and rejected, but still showed his great love for us by dying on a cross. And instead of experiencing defeat and humiliation and abandonment, he was raised to life by God.

Easter is the greatest celebration in the entire year for the Church. But let us not overlook the life lesson that Easter gives us: a lesson that it is in our weakness that we find our greatest strength. A popular Disney movie that’s in the theaters right now is “A Wrinkle in Time”. It uses a line from a poet named Rumi:  The line goes “The wound is the place where the light enters in.” It was only through the wounds of Jesus that light could enter into our lives. The very same promise is given to us: in acknowledging our woundedness and imperfection, we are freed of all the expectations that others place upon us, and instead, we find light; we find freedom; we find new life.

Español:

Uno de los eventos más tristes que pasó recientemente son los tiroteos en las escuelas.  Un programa en la televisión discutía sobre el por qué la mayoría de los tiradores han sido masculinos.  ¿Que hay en nuestra sociedad que impulsa a los jóvenes a hacer semejantes actos de violencia?  Algunos jóvenes respondieron diciendo, “Es porque no podemos aparecer débiles.  Tenemos que aparecer fuertes, aun cuando nos sentimos solos, aislados y rechazados.  No podemos mostrar nuestros sentimientos, porque los sentimientos son signos de debilidad.”

La Pascua trae consigo ese pensamiento. Jesús estaba solo, aislado y rechazado, pero aun así El mostró su gran amor por nosotros al morir en una cruz.  Y en lugar de experimentar la derrota y humillación y abandono, volvió a la vida por Dios.

La Pascua es la celebración más grande en el año entero para la Iglesia.  Pero no pasemos por alto la lección de vida que la Pascua nos da:  una lección que nos dice que en nuestra debilidad encontramos nuestra fuerza más grande.  Hay una película popular de Disney que está en los cines ahora se llama “Una Arruga en el Tiempo”.  Usa una línea de un poeta que se llama Rumi:  La línea se lee “La herida es el lugar donde la luz entra.”  Fue solamente por las heridas de Jesús que la luz pudo entrar en nuestras vidas.  La misma promesa fue dada a nosotros: en reconocer nuestras heridas e imperfección, somos liberados de todas las expectativas que otras personas ponen sobre nosotros, y en lugar de eso, encontramos la luz, encontramos la libertad, encontramos la nueva vida.